Seleccionar página

Bueno, ya hemos tenido la Sants-experiencia.

Sólo decir que fue un bolo más, en buena compañía (White Russians) y rodeados de nuestra gente de siempre y de algunos «fans» nuevos que pasaban por allí y se quedaron (Gracias!). Hay algunas anécdotas destacables. Adri (que ilustra el post) cosecha admiradores allí donde pisa, entre los que el pasado domingo 19 se contaron una pareja septuagenaria y una mujer que hizo posar a nuestro Oso Polar con su bebé, una criatura diminuta sepultada en volantes. Hay fotos de todo ello, pero por desgracia no tenemos copia.

Lo peor, el calor. Barcelona, estos días, está siendo una especie de Rangún del Mediterráneo, con una temperatura que supera los 30 grados y una humedad elevadísima. El bochorno no da respiro ni durante la noche. Y lo sufrimos. Los focos, además, eran estufas luminosas sobre nuestras cabezas. Horrible.

También, en la calle Alcolea, justo al lado, había una disco móvil que absorvió parte del público de la zona. Y una disco móvil que machaca los hits del verano de siempre es una opción muuuuuuucho más interesante que la buena música en directo. Eso lo sabe todo el mundo.

Bueno, el Barça ganó y con eso ya estamos todos contentos. O no?

Pues eso. Muchas gracias a nuestro público, a nuestra gente, a los White Russians y a todos los demás por darnos la oportunidad de estrenarnos en Sants.